ADELGAZAR con Muy delgada .com

AdelgazarRecetas para adelgazarPastillas para adelgazarDietas
Causas de la anorexia nerviosa, factores de riesgo, fisiológicos, genéticos, neurobiológicos, psicológicos, sociales y ambientales, cultura anoréxica, estudios científicos sobre la anorexia, investigaciones científicas, conocimientos, información sobre anorexia.
[Elige tu dieta] - [Pastillas adelgazantes efectivas] - [Suplementos vitamínicos] - [Tés e infusiones adelgazantes] - [Gasta calorías] - [Controla la ansiedad] - [Recetas bajas en calorías] - [Recetas cocina vegetariana] - [¿Estás en forma? Compruébalo] - [Famosas: su antes y después de la dieta] - [Tu peso ideal] - [Anorexia] - [Bulimia] - [Obesidad] - [Las dietas] - [Ejercicio físico]

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO DE LA ANOREXIA NERVIOSA

Por qué se produce la anorexia

Es evidente que no hay una causa única para la anorexia nerviosa y que procede de una mezcla de factores sociales, fisiológicos y biológicos. Las investigaciones actuales se enfocan en explicar los factores existentes y en descubrir nuevas causas. Sin embargo, hay un debate considerable sobre cuáles de entre las causas conocidas contribuyen más al desarrollo de la anorexia. En particular, el papel de la presión mediática sobre las mujeres para estar delgadas ha sido especialmente controvertido.

Factores fisiológicos de la anorexia

Factores genéticos de la anorexia

Los estudios familiares y genéticos sugieren que la genética contribuye en aproximadamente un 50% de la varianza para el desarrollo de un desorden alimenticio, y que la anorexia nerviosa comparte este riesgo genético con la depresión clínica. Esta evidencia sugiere que los genes que influencian la regulación de la alimentación, y la personalidad y emoción, pueden ser factores importantes.

Se han utilizado varios tipos de roedores para estudiar la anorexia, sometiéndolos a diferentes situaciones de estrés o anulando diferentes genes. Estos estudios sugieren que el eje hipotalámico-pituitario-adrenal puede ser un factor relacionado, aunque los resultados han sido criticados ya que es el investigador quien restringe la comida y no el animal por sí mismo además de que no se pueden tener en cuenta los factores culturales.

Factores neurobiológicos de la anorexia

Hay una fuerte correlación (aunque no causa probada) entre el neurotransmisor serotonina y el estado de ánimo, el sueño, la emesis (vómito), la sexualidad y el apetito. Un estudio reciente de la literatura científica sugiere que la anorexia está relacionada con una perturbación de la serotonina, particularmente a niveles altos en áreas del cerebro con el receptor 5HT1A (relacionado con la ansiedad, el estado de ánimo y el control de los impulsos). El hambre es hipotéticamente una respuesta a estos efectos, ya que disminuye el metabolismo del triptófano y hormonas esteroideas, lo que podría reducir los niveles de serotonina y disparar la ansiedad.

Una dificultad en estos estudios es que algunas veces es difícil separar causa y efecto, porque estas perturbaciones de la neuroquímica cerebral pueden ser tanto el resultado del hambre como rasgos permanentes que podrían predisponer a alguien a desarrollar anorexia. No hay evidencia, sin embargo, de que las características de personalidad (como ansiedad y perfeccionismo) y las perturbaciones en la serotonina permanezcan después de que los pacientes se hayan recuperado de la anorexia, lo que sugiere que estas perturbaciones son probablemente factores de riesgo casuales.

Estudios recientes también sugieren que la anorexia podría estar relacionada con la respuesta autoinmune a péptidos melanotropinérgicos que influyen en el apetito y las respuestas al estrés.

Factores psicológicos de la anorexia

Existen estudios significativos sobre los factores psicológicos que influyen en la anorexia nerviosa. El comportamiento anoréxico se origina al tener sensación de gordura y falta de atractivo, y se mantiene por varias tendencias cognitivas que alteran la autoevaluación del individuo y sus pensamientos acerca del cuerpo, la comida y los alimentos.

Uno de los hallazgos más conocidos es que la personas con anorexia tienden a sobreestimar el tamaño o gordura de sus propios cuerpos. Un estudio reciente de investigación en este área sugiere que no se trata de un problema perceptivo sino de cómo evalúa la información la persona afectada. Así, quienes padecen anorexia nerviosa parece que carecen de la autoestima por la que la mayoría de las personas se sienten más atractivas con respecto a la apreciación que tienen los demás de ellas. Por contra, las personas con anorexia nerviosa juzgan con mayor precisión su atractivo comparado con las no afectadas, lo que significa que potencialmente carecen de esta autoestima.

Las personas con anorexia tienen rasgos de personalidad que pueden predisponerlas a desarrollar desórdenes alimenticios. En diversos estudios se señalan como factores característicos los altos niveles de obsesión (pensamientos intrusivos sobre la comida y el peso), restricción (son capaces de luchar contra la tentación) y niveles clínicos de perfeccionismo (la búsqueda patológica de un alto rendimiento personal y la necesidad de control).

A menudo otros problemas psicológicos y enfermedades mentales coexisten con la anorexia nerviosa. La depresión clínina, el desorden obsesivo compulsivo, el abuso de drogas y uno o más desórdenes de personalidad son enfermedades más probables de acompañar a la anorexia. Los altos niveles de ansiedad y depresión son muy probables.

La investigación sobre la neuropsicología de la anorexia indica que muchos de los hallazgos son inconsistentes y que es difícil diferenciar los efectos del hambre en el cerebro de cualquier característica de larga duración. Sin embargo, un hallazgo consistente es que las personas con anorexia tienen una escasa flexibilidad cognitiva (capacidad para cambiar modelos pasados de pensamiento, particularmente aquellos relacionados con la función de los lóbulos frontales y el sistema ejecutivo).

Otros estudios sugieren que hay algunos rasgos de atención y memoria que podrían mantener la anorexia. Los rasgos de atención parecen enfocarse en los conceptos relacionados con el cuerpo y la figura, y algunos estudios limitados indican que los anoréxicos recuerdan mejor las materias relacionadas que las no relacionadas.

Aunque hay muchísimas investigaciones sobre los factores psicológicos, hay pocas teorías que intenten explicar la enfermedad como un conjunto. Fairburn y otros han creado un modelo "transdiagnóstico" en el cual pretenden explicar cómo se mantiene la anorexia, así como los desórdenes relacionados como la bulimia nerviosa y los desórdenes alimenticios sin identificar. Su modelo se desarrolla basándose en terapias psicológicas, particularmente la terapia cognitivo-comportamental, y sugieren áreas donde los médicos podrían proporcionar tratamiento psicológico. Su modelo se basa en la idea de que todos los desórdenes alimenticios (excepto la obesidad) comparten algunos rasgos comunes de psicopatalogía que ayudarían a mantener el comportamiento desordenado; como por ejemplo perfeccionismo clínico, autoestima crónicamente baja, intolerancia a los cambios de estado de ánimo (incapacidad para protegerse apropiadamente de ciertos estados emocionales) y dificultades interpersonales.

Factores sociales y ambientales de la anorexia

Los estudios socioculturales han hecho hincapié en el papel de los factores culturales, como la promoción de la delgadez como figura ideal femenina en las naciones industrializadas de occidente, especialmente a través de los medios de comunicación. Un reciente estudio epidemiológico entre casi un millón de residentes en Suecia indica que el género, la etnia y el estatus socioeconómico tienen gran influencia en la posibilidad de desarrollar anorexia. En ese estudio se encontró que aquellos con parientes no europeos tenían menos probabilidad de ser anoréxicos, mientras que los pertenecientes a familias ricas y de raza blanca tenían más riesgo.

Un estudio clásico de Garner y Garfinkel demostró que aquellas personas con profesiones donde había una particular presión social por ser delgada (como las modelos o las bailarinas) tenían una probabilidad mucho más alta de desarrollar anorexia durante el curso de su carrera. Otras investigaciones han sugerido que las anoréxicas tienen un contacto mucho mayor con fuentes culturales que promueven la delgadez.

Aunque la anorexia nerviosa se asocia generalmente con las culturas occidentales, la exposición global a los medios de comunicación ha provocado un incremento de casos en países no occidentales. Sin embargo, hay que destacar que otras culturas pueden no mostrar la misma fobia a la gordura.

Hay una elevada tasa de abuso sexual en la infancia entre las personas diagnosticadas con anorexia (hasta el 50% de pacientes ingresadas, con una menor prevalencia entre personas tratadas en la comunidad). Aunque se piensa que el abuso sexual previo no es un factor de riesgo para la anorexia (aunque sí lo es para la enfermedad mental en general), quienes han experimentado tal abuso tienen mayor probabilidad de padecer unos síntomas de anorexia más serios y crónicos.

En los últimos años, Internet ha permitido a las anoréxicas y bulímicas contactar y comunicarse entre ellas fuera del entorno del tratamiento, con un menor riesgo de rechazo por parte de la sociedad. Existen muchos sitios web sobre el tema, algunos creados por las propias afectadas y otros por profesionales. La mayoría de los sitios apoyan el punto de vista médico, que considera la anorexia como un desorden que debe ser curado, pero algunas afectadas crean comunidades online conocidas como "pro-ana" que rechazan la visión de los médicos y argumentan que la anorexia es un modo de vida libremente elegido. En esas comunidades "pro-ana", las anoréxicas se apoyan mutuamente en su objetivo de adelgazar, aconsejándose entre ellas sobre dietas, formas de engañar a los parientes para que no noten los vómitos, farmacias online donde conseguir medicamentos diuréticos o laxantes, etc. Tales sitios web han sido un centro de interés significativo para los medios de comunicación, recibiendo fuertes críticas e incluso siendo prohibidos en varios países.

Editor: GFDL, v.o., Muydelgada.com, 2015.

La anorexia como síntoma / Anorexia nerviosa: Diagnóstico, Características clínicas, Causas y factores de riesgo, Pronóstico, incidencia y tratamiento.

Editor: Guillermo Pérez - Política de privacidad y cookies - Aviso legal