ADELGAZAR con Muy delgada .com

AdelgazarRecetas para adelgazarPastillas para adelgazarDietas
Dietas populares para adelgazar, dietas famosas, métodos famosos para perder peso, bajas en grasa, bajas en carbohidratos, dietas naturales, dietas vegetarianas, dieta popular, mitos sobre las dietas, las dietas más conocidas del mundo.
[Elige tu dieta] - [Pastillas adelgazantes efectivas] - [Suplementos vitamínicos] - [Tés e infusiones adelgazantes] - [Gasta calorías] - [Controla la ansiedad] - [Recetas bajas en calorías] - [Recetas cocina vegetariana] - [¿Estás en forma? Compruébalo] - [Famosas: su antes y después de la dieta] - [Tu peso ideal] - [Anorexia] - [Bulimia] - [Obesidad] - [Las dietas] - [Ejercicio físico]

DIETAS POPULARES PARA ADELGAZAR

Las dietas más famosas para perder peso

Las dietas más populares generalmente deben su fama a la personalidad de quienes las proponen. Estas personas suelen ser "gurús de la dieta" o bien celebridades. Los libros de dietas son la fuente principal para comunicar dietas populares o específicas. La mayoría de las dietas populares tienen una corta vida, parcialmente a causa de que continuamente se están publicando nuevos libros de dietas. Juzgar la efectividad (y el mérito nutricional) de las dietas populares puede ser especialmente difícil. Quienes proponen la dieta a menudo contratan a profesionales médicos para respaldar sus conclusiones. Algunas dietas son tan controvertidas que dividen a la comunidad médica. Muchas dietas populares abogan por la combinación de una técnica específica (como eliminar una determinada comida o comer sólo ciertas combinaciones de alimentos) con una ingesta de calorías reducidas, con el objeto de acelerar la pérdida de peso. Otras simplemente ignoran la ciencia tradicional.

Dietas bajas en grasa

Las dietas bajas en grasa fueron muy populares durante los años 80 y 90, animando a la gente a comer alimentos bajos en grasa (o sin ella) y sustituirlos por comidas altas en carbohidratos. Por ejemplo, estas dietas consistían en comer menos comida basura o aperitivos y consumir en su lugar alimentos bajos en calorías y ricos en fibra como frutas y vegetales. Estos alimentos ayudan a sentirse lleno durante más tiempo y hacen cualquier plan de dieta más efectivo. También se hace hincapié en la planificación de las comidas y en comprar sólo cuando se necesite, con el objeto de evitar la comida rápida cuando se está hambrienta.

El público general llegó a creer que los carbohidratos son "comida energética" y que sólo la grasa hace engordar. Esto provocó un aumento del consumo de comidas bajas en grasa y ricas en carbohidratos refinados (en especial corn syrup), lo que condujo a mucha gente a ganar peso en vez de adelgazar.

Algunas dietas bajas en grasa eran más saludables, enfocándose en el consumo de granos enteros, vegetales y comidas ligeras (como la dieta Pritikin). Pero incluso estas dietas no reconocían la importancia de los ácidos grasos esenciales, por lo que algunas de ellas eran más dañinas que las comidas grasas ya que eliminaban toda la grasa, tanto la "buena" como la "mala".

Dietas bajas en carbohidratos (Atkins)

La dieta propuesta por el Dr. Robert Atkins es muy popular, debido al concepto de que una persona puede perder peso mientras come cantidades significativas de grasa y proteínas tan sólo con reducir estrictamente los carbohidratos. El éxito de quienes intentan esta dieta varía dependiendo de si la siguen hasta las últimas etapas. Fue originalmente diseñada para pacientes diabéticos que querían controlar sus niveles de insulina de una forma más efectiva. Su popularidad se hizo mayor entre aquellos que buscaban una dieta que permitiera comer hasta la saciedad.

La dieta Atkins desaconseja la ingesta de carbohidratos refinados y aconseja la ingesta de proteínas, especialmente en forma de carne. La dieta anima al consumo de frutas y vegetales sin almidón, que proporcionan fibra y nutrientes, mientras que es neutral en cuanto a la ingesta de grasas.

Mucha gente experimenta una rápida pérdida de peso inicial con esta dieta, en parte debido a que se vacían los almacenes de glucógeno del hígado. La pérdida de glucógeno está asociada con una pérdida de agua, ya que el cuerpo almacena hasta dos litros de agua por cada kilo de glucógeno.

Las dietas bajas en carbohidratos, al igual que las bajas en grasa, reducen los niveles elevados de triglicéridos. Esto es positivo porque los niveles altos de triglicéridos son un factor de riesgo para las enfermedades de corazón.

Este tipo de dietas no son apropiadas para mantener el peso a largo plazo ya que los productos del metabolismo de las grasas (lipolisis) y de las proteínas (gluconeogénesis) producen cetonas que pueden ser dañinas.

Cualquier dieta exitosa para adelgazar causará algo de acidosis, cuyos síntomas van desde fatiga moderada a dolor severo de articulaciones. La acidosis puede controlarse bebiendo mucha agua y tomando antiácidos (o comiendo vegetales cultivados en suelo alcalino).

El metabolismo humano es enormemente complicado. Las dietas cuya efectividad no se basa en el simple balance energético deben ser evaluadas experimentalmente. La premisa de que las proteínas engordan menos que los carbohidratos no se ha probado, aunque la conversión en calor de las proteínas es del 30%, mientras que en los carbohidratos es del 6% y en las grasas del 4%.

Dietas naturales

Desde la aparición de dietas controvertidas como la Atkins, se han desarrollado varias dietas cuyo objetivo es volver a los hábitos de los "humanos naturales". La Dieta del Paleolítico imita la forma en que comía la gente en la Edad de Piedra. Estos planes alimenticios incluyen basicamente comidas naturales (no procesadas). La Dieta del Paleolítico excluye la leche y los cereales, mientras que la Dieta de la Evolución excluye ingredientes hechos por el hombre tales como aceites parcialmente hidrogenados pero permite algunas comidas procesadas como galletas de cereales y productos lácteos. Sin embargo, los antropólogos que enfocan su investigación en la evolución humana señalan que la dieta de las personas del Paleolítico era en su mayor parte oportunista, es decir, los primeros humanos probablemente comían todo lo comestible que estaba a su alcanza en un momento dado (vegetales, termitas, carne) y no restringían su ingesta de comida. Hasta hace poco, el hambre ha sido una amenaza mucho mayor que el consumo excesivo.

Dietas vegetarianas

Hay cada vez más evidencias de que las dietas vegetarianas pueden prevenir la obesidad y disminuir el riesgo de enfermedades. Según la Asociación Dietética Americana, los vegetarianos tienen menores índices de masa corporal, menos tasas de muertes por problemas isquémicos de corazón, menores niveles de colesterol, presión sanguínea más baja, y menor incidencia de diabetes tipo 2 y cáncer de próstata y colon. Sin embargo, los vegetarianos estrictos pueden tener ciertas deficiencias en vitaminas y minerales si no toman suplementos.

Los vegetarianos pesan en promedio un 10% menos que los no vegetarianos. Comparando la dieta vegetariana de Dean Ornish con la dieta de Weight Watchers, la Dieta de la Zona y la Dieta Atkins, se ha observado que la dieta vegetariana logró una mayor pérdida de peso (en promedio).

Editor: GFDL, v.o., Muydelgada.com, 2015.

Las dietas: ¿Qué influye en una dieta? / Aspectos psicológicos / Dietas populares / Dieta muy baja en calorías / Peligros de las dietas

Editor: Guillermo Pérez - Política de privacidad y cookies - Aviso legal