Trastornos alimenticios

ID #1022

¿Puede causar algún daño vomitar después de comer en exceso?


En principio, vomitar alguna vez no tiene por qué suponer ningún daño para el organismo, aparte de la sensación inmediata de malestar, náuseas y posibles contracturas musculares si se hace demasiado esfuerzo. Sin embargo, si se vomita de manera frecuente, sí pueden producirse efectos indeseables para el cuerpo. Al vomitar, los ácidos generados por el estómago en la digestión pasan por el esófago y la garganta. Aunque el tejido epitelial que recubre esas zonas las proteje del ácido, si se vomita de manera frecuente se pueden producir ulceraciones. El ácido gástrico también puede provocar daños en los dientes al pasar por la boca (provocando pérdida de esmalte e incluso caída de los dientes). Otro efecto del vómito frecuente es la deshidratación y la pérdida de electrolitos. Aunque es menos habitual, también pueden darse casos de neumonía por aspiración, ya que parte del vómito puede pasar a las vías respiratorias produciendo una infección.
 
No sólo hay que tener en cuenta los efectos físicos de la práctica de vomitar, sino también los psicológicos si se hace con el objetivo de disfrutar de la comida sin engordar (o para seguir comiendo más). El vómito auto-inducido puede provocar que asociemos la alimentación con un acto compulsivo, desechando el aspecto nutricional que es el más importante. La práctica del vómito tras comer está presente en diversos trastornos alimenticios como la anorexia, la bulimia y la alimentación compulsiva.

Etiquetas: anorexia, bulimia, riesgos, síntomas, vomitar

Registros relacionados:

Última actualización: 2009-01-28 19:16
Autor: Adelgazar
Revisión: 1.1

Digg it! Imprimir este registro Enviar a un amigo Mostrar como fichero PDF

No puedes comentar este registro

Comentario de Marcos:
¡Hola! Vomitar te lima el coco. Algo cambia en tu psicología. Te deprime, como te deprimen todas las cosas feas. Empero ésta lo es en sumo grado. Ocurre, que dejás de disfrutar la comida. Es horrible. Mi solución fue volverme frutívoro. Desayuno con 600 ml de zumo de limón (el limón no es una fruta). A la ansiedad nocturna, la calmo con tomate, limón, pepino, pimiento, ají. Todo crudo. La palta hasta 100g. Es imposible engordar. ¡Imposible! Puedo comer hasta 7 kg de comida. Es ¡¡imposible!! y lucís joven y están con las pilas 100%. Claro, hay que tomar B12, Ca y D. Semanalmente, un multivitamínico. También, cada siete días, rompo la dieta, ingiriendo, principalmente, sal y "lo cocido", que es, lo que te permitirá disfrutar el "atracón" con alimentos sanos. Lo sano son cereales y oleaginosas (pan, arroz, salsas, dulces de frutas, girasol, sésamo, almendra, coco). Más trazas de algo animal pero, ni muerto, azúcar(al otro día, amanecés con 10 años más). Fabrico mi propia azúcar con cocción, de pasas de uva. Al finalizar aquel festín, si me entra, bebo 2 litros de zumo puro de limón. Si no, lo bebo "cuanto antes". Puedo poner el reloj alarma a las 4:00 am. Esta fórmula es infalible. Yo me paso todo el día comiendo. Mi difunta madre decía, que, siempre, fui así. Un dueño de una parrillada me dijo, que, jamás, vió a alguien, comer tanto (tres pechugas completas). Obviamente, hoy, desde hace décadas, estoy enchapado en cuero (hiper hiper delgado). El precio es orinar 5 litros y ocupar 4 horas en comer. Cada 6 meses (navidad y pascuas), deliro y me como medio kilo de queso, un pollo entero, un kilo de helado, una docena de facturas y otra más de golosinas, que es, lo que me vengo privando, durante todo el año. Lo planeo durante meses ... y me provoco un vómito, porque, de un atracón de estos, se puede morir. ¡Chau!
Agregar en: 2011-06-30 02:44